Icónico – El Cementerio


Esta entrada hace parte de una serie llamada “Icónico” busca de retratar los sitios que son representativos, que son parte de la realidad de la comunidad, en este caso para la población yumbeña.

Encontrarse con la muerte es una expectativa que se mira con los ojos cerrados, porque nadie, o casi nadie, quiere verla de frente. Algunos juegan con ella, como en el circo, otros la usan para afufar de las realidades cualquiera que sea.

Flores en la basura

Flores en la basura

Luego de muertos, nos queda una siguiente parada antes de desaparecer por completo: el Cementerio, el dormitorio.

El Cementerio tiene una función principal: servir de bodega para los cadáveres, pero también se sirve de familiares que lo usan para no dejar en el olvido a quienes en vida dejaron sus huellas en la memoria del hoy vivo.

Al llegar a la entrada del cementerio lo primero son los obsequios, para los difuntos, es decir, las tradicionales flores de variados colores. Este camposanto es pequeño en realidad, comparado con la cantidad de habitantes que tiene Yumbo (106.000 aproximadamente), debe ser que se mueren pocos.

La ultima vez que entré a este lugar, fue hace unos veinte (20) años, en esa ocasión una familia vecina corría con la desgracia.

hacia los costados pude ver que están las más tumbas “viejas” las que datan de los 60’s y 70’s; hacía el centro lo reciente.

Hasta en las tumbas predominan las clases sociales: una tumba con lapidas de marmol, lineas doradas y cristal, toda una fastuosidad. La de enseguida la tapa es un bloque de cemento, su leyenda está hecha con tempera y pincel de mala ortografía, una tumba modesta.

La muerte tiene vida, y lo viví en carne propia en este lugar. En medio de la visita de los familiares que fueron por los restos del sepulcro, llegaron otros quienes entre culpa y culpa decían que cobrarían venganza por su muerto. Pasaron por mi lado y puedo decir que estaban armados y drogados. Una de los asistentes le refirió a otro “mejor se váyase, ya llegaron”.

A la distancia se gritaban improperios y de nuevo promesas de muerte (la muerte tampoco descansa). Al poco tiempo llegó una patrulla de la policía para apaciguar pero no funcionó, al cabo de unos minutos llegaron tres patrullas más, los ánimos estaban caldeados en todo el lugar. Muy cerca de donde estaba una señora en muestra de afecto (quiero creer) me señaló con su mano y su rostro diciéndome “váyase, salga” su mano se movía sacándome del lugar.

La muerte es muerte y donde yacen los muertos también convive el amor por quien ya no está, el extrañar al ausente, las vidas cortas y también las que contaban décadas, pero con todos ellos, juntos también esta la venganza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un comentario en “Icónico – El Cementerio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s