El niño Dios nació en febrero


Así como lo lee. Para una gran parte del mundo el 25 de diciembre es el nacimiento del Niño Dios, Jesús. Sin embargo para una población caucana, esto es distinto.

Nos fuimos con el Colectivo 50mm para San Nicolás, una vereda de Caloto en el Departamento del Cauca, una invitación directa del fotógrafo Iván Recalde (un especialista en temas Afro-descendientes e Indígenas).

Hoy el corregimiento San Nicolás cuenta con aproximadamente 1.000 habitantes y con la razón principal de nuestra visita: Las Fiestas Tradicionales y Adoraciones al Niño Dios.

Ruta-San-Nicolas-Cauca

Ruta aproximada que se realizó.

Para esta travesía partimos del municipio de Yumbo al rededor de las 10 de la mañana hacia el terminal de transporte de Cali con destino a Santander de Quilichao (a borde de trans Quilichao), donde posteriormente tomamos un bus hacia Caloto, aunque nos quedaríamos en San Nicolás.

El viaje no es tan largo y desde luego si estás cerca de la ventanilla, es posible tener unas buenas fotos del paisaje. Cada kilómetro que se adentra al corregimiento es encontrarse con un ambiente natural de aire fresco.

Una vez en San Nicolás, es fácil darse cuenta que hay fiesta, por dos razones altamente contrastantes: hay un grupo de señoras de avanzada edad vestidas con trajes de baile, preparadas para la “Juga” y la otra, porque hay un buen número de jovenes y adultos que, al son de la Salsa, estaban festejando como cual año nuevo.

Como siempre, las comunidades pequeñas nos reciben de la mejor manera, amables y abriendo las puertas para conocer de sus tradiciones, de sus recuerdos, de su vida.

Un anciano, quien era parte de los organizadores, o quizás el principal organizador, me invitó a subir al bus que llevaría al grupo “San Jacinto” de bailarinas y cantoras al lugar de inicio de las danzas. Las mujeres de la colectividad – que en su mayoría superan los 50 años de edad– estaban muy preocupadas por partir, por iniciar el ritual que tienen por herencia desde la época de los esclavos, su preocupación era como si estuviesen rompiendo una regla divina.

¿Por qué en febrero?

La celebración en febrero no es un capricho: cuando los negros de estas tierras eran trabajadores de los hacendados, ellos tenían la labor de atender a las familias y amigos invitados de sus patronos en las celebraciones de fin de año, es decir, navidad, año nuevo y todo lo que para nosotros es tan cotidiano.

Celebrar la navidad no era para ellos parte del paisaje, era la celebración que no estaba permitida, lo que tenían que hacer era, trabajar.

Sin embargo con el paso del tiempo, las matronas, esas amas de casa que se toman el liderazgo familiar, social, económico, entre otros, empezaron pensarse que sus fiestas y el derecho a celebrar no podía quedarse en el derecho sólo de sus patrones. Así que el nacimiento de su niño dios ahora tendría que ser después del nacimiento del niño dios de sus jefes. El mismo dios, nacimiento diferente.

Mujeres integrantes del grupo de danzas San Jacinto y las Cantoras de manato

Mujeres integrantes del grupo de danzas San Jacinto y las Cantoras de manato

El nacimiento empezó en enero, luego año tras año llegó a febrero y se ha quedado ahí. Las celebraciones de este nacimiento contienen cantos, oraciones, elementos y artilugios propios de sus pobladores. Los cantos por ejemplo, son creaciones características del pueblo afrodescendiente, es decir las Jugas; las frases, versos y oraciones, nacen en la necesidad de elevar las peticiones del pueblo de San Nicolás.

Cada año que se realizan estas fiestas, el niño dios debe tener una madrina; su función es la misma que la que podría tener su madrina/padrino, pero este caso es más fuerte, pues debe mantener la tradición vigente.

“No queremos que la tradición se acabe, si no que se siga” – Lida Maris Aragón

¿Quienes participan?

Hubo una particularidad: adultos mayores y niños. Los principales participantes de las fiestas son los que tienen el conocimiento y los que lo heredan, los jóvenes son más bien pocos, se pueden contar con las manos. En cambio los niños los hay contentos y entregados al ritual.

Para Leida Maris Aragón, una de las integrantes del grupo de cantoras “Cantoras de Manato”, la tradición corre un riesgo, pues los viejos se están muriendo y es que justamente el pasado 15 de diciembre de 2015, una de las cantoras falleció, era una de las más “antiguas”. Por ella se pidió un minuto de silencio, la alcaldesa manifestó “ella no está aquí con nosotros, pero baila con nosotros” ; seguramente llevó consigo miles de historias, cuentos y tradiciones.  

Ahí la importancia que los niños participen de estas actividades, y desde luego que los viejos puedan transmitir su conocimiento ancestral.

Iniciamos el recorrido

Una vez llegamos al lugar donde partiría la comparsa, ya habían organizadores esperando a las damas que tienen la función principal. Se ajustaron detalles de las prendas, se adecuaron a los niños que llevarían la imagen del niño dios -una especie de cargueros- y de pronto, empezaron a llegar los musicos, casi todos, por no decir que todos son adultos mayores, afros y con canas.

Casa donde inició la caminata

Casa donde inició la caminata

Para dar inicio a la caminata se debe estallar un cohete, es la señal que se necesita para que los músicos empiecen la interpretación y las cantoras con su voz al viento hagan lo propio.

En el camino se van adhiriendo seguidores y fieles que ven en el festival la promesa de ver al dios nacer. El recorrido no es largo, pero es lo suficientemente apropiado para ver una tradición de más de cien años a flor de piel, pero a la vez saber que está en vías de extinción, como las muchas tradiciones de nuestro país.

El desfile termina en el polideportivo, la cancha del pueblo. Aquí hay toda una celebración, la música la pone la Papayera de Jacinto, al son de los instrumentos y cantores, el pueblo se acerca a la cancha, ahí se olvida todo, la clase social, la edad, la vestimenta, todos se relacionan entre sí, a bailar y celebrar que el niño dios ha nacido.

Parte de los integrantes de la papayera, son personas adultas mayores

Parte de los integrantes de la papayera, son personas adultas mayores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s