Silvia, tierra ancestral


Cuando Iván Recalde -El profe Iván- nos mencionó que en Silvia, Cauca, los días de mercado eran los martes, a diferencia de otros sitios como Yumbo donde el día de mercado es el sábado -esto lo puedes leer en ‘Icónico – Plaza de Mercado‘-, me pareció increíble, es decir, ¿en qué lugar se hace el mercado un martes? en Silvia.

El Camino

El 22 de marzo de 2016, las 5:00 a.m. nos encontramos con los amigos del Colectivo 50mm para, en medio de una van y durante algo de más de 3 horas, llegar a este impresionante lugar.

El recorrido puede parecer bastante largo si no tienes una mediana costumbre de viaje, al menos de transporte público. Sin duda, es muy distinto viajar con amigos que viajar solo, así hayan momentos de mucha risa y luego un silencio absoluto, la buena compañía y las conversaciones son importantes. Claro está que es necesario al menos una vez, viajar solo.

Ruta apróximada en el viaje.

Ruta apróximada en el viaje.

Salimos por Cali en dirección a Popayán, para luego tomar el camino hacía el municipio de Silvia, en el Departamento de Cauca, es decir, íbamos en dirección al sur. Una ruta de  apróximadamente 128 kilómetros.

Todavía estaba oscuro cuando salimos; hay amenaza de lluvia, brisa, frío, lluvia y más lluvia. La lluvia me gusta, más en los viajes largos, le dan un plus, un valor agregado al ambiente. En cierta manera es algo de calma en medio de los agites diarios.

Hubo turno para la conducción, primero Axis, luego Mauricio. Mientras el viaje avanza, el tema pasó de política a fútbol, desde luego fotografía, comida y en fin la gama suficiente para ir colmando los 128 kilómetros.

Algunas paradas en el recorrido.

Algunas paradas en el recorrido. Faltan varios amigos en la foto. Instagram Manuel Medina

Hicimos algunas paradas, una de ellas a comer; en esta oportunidad lo hicimos en una panadería llamada ‘Las delicias de Cauca’. Descansamos un rato y continuamos nuestro viaje. Nuestro GPS interno falló, nos perdimos, pasamos demás unos 10 o 15 minutos, tiempo suficiente para llegar más tarde de lo planeado, de regreso nos tocó preguntar varias veces, ante todo la seguridad de llegar al lugar correcto, ¡uno nunca sabe!.

En Silvia

Silvia es conocida como La Suiza de Américaaunque muchos años antes tenía por nombre Guambía; pero desde 1.838 se le llamó como hoy la conocemos, Silvia.

Conforme vamos pasando por Tunia y Piendamó, entre los comentarios del grupo sobresale la difícil situación que ha tenido que sortear la comunidad del Departamento del Cauca por los distintos enfrentamientos del conflicto armado colombiano. Esto demuestra lo guerreros que son.

Un hombre sube los bultos al camión

Un hombre sube los bultos al camión

Poco a poco vemos algunos buses escalera -o como también se le conoce, Chivas- que van hacía la cabecera. El camino se vuelve angosto, y a pesar que no está lloviendo se siente frio.

Algo muy particular de los caminos de Silvia, son las casas con paredes que dejan ver el ladrillo de grandes dimensiones, también el uso de piedra de río para adecuar gradas, muros y andenes ; esto es muy común en las poblaciones de largas tradiciones. No obstante no son muchas, pero las que se pueden observar detallan las construcciones de una época de grandes historias. Las casas en general tienen todo tipo de material.

Al llegar, el martes se convirtió en domingo, en ningún momento sentimos que estábamos en un día de semana. Todo lo que se realiza en Silvia el día de mercado, convierte el tiempo y espacio en algo totalmente distinto, es posible pensar ¿Qué día es hoy? ¿Qué hora es? es decir, es tan mágico que te pierdes en el tiempo.

Mujer Mizak camina en medio de las personas

Mujer Misak camina en medio de las personas

De manera inmediata, una vez llegamos, tres colores son protagonistas: el negro, el azul y el fucsia, es la comunidad que con sus trajes ancestrales, se visten como ellos, hermosos, coloridos, con la historia que cargan en sus prendas, así son los habitantes del Silvia.

El Mercado

Cuando llegué a la plaza principal, encontré un mosaico hermoso de personas. Eran los Misak, una comunidad milenaria que se dedica a la agricultura como principal medio económico. Aquí es importante hacer una aclaración, no son guambianos, son Misak. La denominación de guambianos proviene de los españoles quienes le dieron ese nombre, pero como ellos no son de los españoles, se reconocen así mismos como Misak y nosotros debemos reconocerlos de igual manera.

“En la lengua Misak, Kauca significa: Madre de los Bosques”

Mujer Mizak vende artesanias

Mujer Misak vende artesanias

Estaba un poco perdido, es decir, no sabía muy bien qué sucedía o cómo era la forma de trabajo de la comunidad e. Poco a poco voy viendo que cada persona puede vender lo que ha sembrado, incluso es posible ver trueques o intercambios de productos.

En el parque hay un evento, están alistando todo para la llegada de alguien del alto gobierno, en realidad no presté mucha atención a esto, pero hay calles cerradas a propósito de la visita, policías y militares por todas partes, no quedan bien en el paisaje, no porque sean malas personas, sino porque dan por hecho que “algo malo puede pasar”.

Al rededor de la plaza de mercado se ubican las ventas, principalmente de víveres. Hay niños acompañando a sus padres a comprar, otros aprenden a vender, otros solo juegan y comen helado, estos niños también tienen el atuendo propio de la comunidad, lo llevan con una alegría que da envidia. Papa, naranjas, cebolla, artesanías, calzado, especias, hay de todo.

Pude evidenciar también, que vendedores ‘paisas’ han llegado a Silvia, hay muchos en la plaza de mercado, han traído zapatos, ropa y artilugios, no cabe duda que los Misak los han recibido bien, pues comparten en mismo espacio en los puestos de mercado.

Los Misak

Los Misak conservan su lengua materna, denominada Wampi-misamerawm, pero no solo su lengua, también existen muchas costumbres que los hacen permanecer vigentes como comunidad, como etnia. Sin duda, el contacto con otras poblaciones del Cauca, Valle y Huila tienen como resultado la incorporación de elementos y practicas de estas tierras.

especias que se encuentran en la plaza

Especias que se encuentran en la plaza

Así mismo, a sus ventas han integrado herramientas que son para su uso en las tareas de siembra, tecnificando lo que normalmente se hace a mano.

A la comunidad no les gusta que se los vea como una atracción y de eso pude ser testigo: mientras estaba tomando algunas fotos uno de los ancianos pudo ver que la cámara lo observaba y de inmediato tomó un pedazo de papa pequeña y la lanzó con fuerza, la culpa es nuestra. Aunque hay algunos que han sabido sacarle provecho y cobran a los turistas por dejarse tomar fotos, no estaría mal hacerlo.

Y hablando de turistas, justamente ese día arribó una Combi de 54 años con cuatro visitantes provenientes de Uruguay: Nati, Nacho, Ron y el gran Duke (claro que Juana también hace parte de la familia), en la aventura que denominaron “La vida según Juana“. Su objetivo es ir de Maldonado, Urugay hasta Alaska. Ellos son unos aventureros que además ofrecen su arte a los a los lugareños donde llegan. No tuvimos mucho tiempo de hablar, pero fue un gusto verlos en Colombia, todas las energias del mundo para que lleguen al objetivo.

El mundo según Juana

El mundo según Juana

Llegamos al cementerio, estaba solo, por un momento; hasta que una escena un poco triste aparece frente: un pequeño había muerto, la población estaba dispuesta para hacer el entierro. No sé si fue una mera impresión mía, pero no vi llantos, ni tristezas, ni escenas de madres desgarradas por la muerte como si lo he visto en las ciudades, sin decir que para ellos no sea triste, tal vez vean la muerte de una mejor manera que como hasta ahora lo hacemos. Ellos solo hacían lo que les correspondía, un miembro de la comunidad buscaba un lugar para el entierro, junto con él varios niños de unos 6 u 8 años; estos jugaban en los alrededores del cementerio. A estos niños no les gustó que los viéramos como algo extraño, no fue a propósito desde luego, otra lección más.

Hombre Mizak al lado del ataud de un bebé

Hombre Misak al lado del ataúd de un bebé

Definitivamente a Silvia hay que volver…

No voy a contarles más, los animo que visiten Silvia, que compren en la plaza sin pedir rebaja, que respeten a la comunidad y a que conozcamos más nuestras tierras ancestrales. Y cómo no, que vean la galería de imágenes a continuación.

Anuncios

Un comentario en “Silvia, tierra ancestral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s